Sábado, 09 Septiembre 2017 20:09

Lee Morgan - The Sidewinder (1963)

Cuando Lee Morgan estaba perdido, Helen More le devolvió la vida. Años más tarde también se la arrancó.

 

Lee Morgan nació en Filadelfia en 1938. Su padre le regaló una trompeta al cumplir los catorce años y cuatro años después, ya estaba tocando en la orquesta del mismísimo Dizzy Gillespie llegando a destacar considerablemente y 'compitiendo' en el escenario con éste. Hasta que la banda se deshizo.

Un par de temporadas más tarde fichaba por Art Blakey para sus Jazz Messengers, una mina en el descubrimiento y la generación de nuevos talentos para la historia del jazz: Wynton Marsalis, Wayne Shorter, Freddie Hubbard...

Los Jazz Messengers se formaron en 1955 y eran, sin duda, una de las mejores bandas de jazz del mundo. Grabaron diversos trabajos para Blue Note Records y, serían sus componentes los que aportarían más que nadie a aquello que se denominó el sonido Blue Note.

Bueno, Lee Morgan tampoco era muy amante de la etiquetas y los nombres asignados a la música. Así, por ejemplo, aborrecía la expresión 'jazz' y prefería llamarlo 'música clásica negra'. Sí. Otra etiqueta.

Morgan participó en uno de los mejores álbumes de la banda de Art Blakey, Moanin' (1958), con una de sus mejores formaciones: Art Blakey (batería), Lee Morgan (trompeta), Benny Golson (saxo), Bobby Timmons (piano), Jymie Merritt (bajo). No perdáis la oportunidad de escucharlo.

Tampoco se queda atrás el álbum 'A Night in Tunisia' (1957) en la que encontrábamos a Wayne Shorter en lugar de Benny Golson y que nos muestra una de las versiones más maravillosas del hiperversionado tema de Dizzy Gillespie que da nombre al álbum.

En esta orquesta explotó al máximo sus virtudes y evolucionó su técnica. Aunque también inició su idilio con algo que bloqueó su progresión y puso en riesgo su vida: la heroína. Las malas lenguas dicen que fue el propio Art Blakey quién le presentó ese veneno a Morgan. Su deterioro fue tal que tuvieron que despedirlo  de la orquesta (hicieron lo mismo con Bobby Timmons).

En una ocasión, en 1965, después de colocarse, cayó desplomado al borde de una sobredosis y se dio con la cabeza en el radiador, lo que le produjo una importante quemadura. Reconoceréis si una foto suya es anterior o posterior a ese suceso ya que, desde entonces, Lee Morgan de dejó crecer algo el cabello y a peinárselo hacia delante.

Continuó tocando, pero su excelencia se resintió. En alguna ocasión se presentó en algún concierto sin zapatos, tras venderlos a cambio de alguna dosis. Y, en otras ocasiones, ni se presentaba en sus propios shows. Los músicos y promotores perdieron la confianza en él. Se convirtió en un aparente vagabundo de las calles de Nueva York. Hasta que conoció a Helen More.

Helen More, una valiente mujer de pasado intenso y que había sido madre a los 13 años (curiosamente, Helen era 13 años mayor que Morgan), consiguió arrancar a Lee de las poderosas fauces de la droga. Helen More salvó la vida a Lee Morgan. Y consiguió que volviera a tocar. Y el entorno del jazz volvió a creer en él.

Empezó a tocar habitualmente en el Slug's, una taberna del Lower East Side de Nueva York de la que fueron músicos habituales Sun Ra, Ornette Coleman o Sonny Rollins. Y que frecuentaron grandes artistas como Salvador Dalí (que parece que lo frecuentara todo).

La relación entre Helen More y Lee Morgan fue muy intensa (para muchos idílica), pero acabó deteriorándose con el paso de los años. Principalmente, debido a la aparición en escena de Judith Johnson, una mujer con la que Lee Morgan empezó a compartir muchas horas de su vida.

Helen y Lee apenas se veían. Una noche, Lee actuaba en el Slugs', y Helen decidió ir al concierto. Judith también estaba alli. Hubo una discusión y echaron a Helen del local. Todo aquello fue demasiado para Helen.

En el año 1972, durante una noche de nieve intensa en Nueva York, Lee Morgan fue asesinado de un tiro en el interior del Slug's, del East Village neoyorquino. Helen More le arrancó la vida a Lee Morgan de un disparo.

Si tuviéramos que elegir un disco de la carrera de Lee Morgan como líder de la banda, tendríamos un serio problema. Pero uno de los principales candidatos sería 'The Sidewinder' (1963). En el tema que da nombre al álbum intuimos la esencia y el germen inicial del boogaloo o el soul-jazz. Se trata de un disco elegante y enérgico que fue un éxito de ventas y en el que encontramos al quinteto: Lee Morgan (trompeta), Joe Henderson (saxo), Billy Higgins (batería), Barry Harris (piano), Bob Cranshaw (bajo). Disfrutadlo.

 

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.