Lunes, 04 Septiembre 2017 15:07

Batman: El Regreso del Caballero Oscuro

"Vuelvo a ser un hombre de 30… de 20 otra vez… La lluvia sobre mi pecho es un bautismo… He vuelto a nacer…"

 

El año 1954, el psiquiatra Fredric Wertham publicaba su obra más popular: 'La seducción del inocente'. Esta obra 'tan recomendable' para los fans del cómic denunciaba los efectos devastadores que este tipo de publicaciones tenían en los niños.

Wertham lee

El tipo estaba convencido que… (cuidado con la afirmación): "La democracia se impondrá y los cómics de crímenes desaparecerán y, con ellos, todo lo que representan, todo lo que les sostiene".

Efectivamente, como una regadera.

Para Wertham 'el gran volumen de crímenes cometidos por los jóvenes americanos de su época tenían un común denominador: los cómics'.

En definitiva, si no fuera por que falleció hace más de 30 años, casi seguro que no lo invitaban a la San Diego Comic Con o al Salón del Cómic de Barcelona. Así pues, en su 'obra cumbre' manifestaba que los cómics eran demoníacos. Pero el problema no era ese… el asunto es que demasiada gente creyó lo que Wertham escribía y sus conjeturas crearon conmoción en la sociedad americana, desembocando en en protestas públicas y a unas vistas en el Congreso:

El tema infringió miedo en los padres y animó al gobierno de los Estados Unidos a censurar a diestro y siniestro las nuevas ediciones. Las ventas de cómics cayeron en picado y las editoriales que aún se atrevían a publicar algo dulcificaron sus contenidos hasta el hastío.

Por suerte, algunos autores sobrevivieron a esa oleada de destrucción y iniciaron un proceso de revolución en la década de los 60. Estamos hablando de autores como Robert Crumb o valientes como Bill Gaines, autor de series como Tales From The Crypt y The Vault of Horror y director de MAD durante 40 años.

Frank Miller, es sin duda, herencia directa de aquéllos, y una de sus obras cumbre es Batman. El Regreso del Caballero Oscuro (ECC Cómics). En la introducción que realizó en 2006 para la reedición de esta obra maestra, reivindica a esos héroes Crumb, Corban, Seuling, Kitchen y su esfuerzo para llevar los cómics de nuevo a las calles, a las cloacas.

Pero, contextualicemos la obra. En el año 86, la sociedad norteamericana vivía una época singular y salvaje que se ve reflejada en el/la Gotham de Miller. Esta es una historia de Batman que dibuja parte de esa sociedad infestada de crimen y de estupideces estratosféricas de esa época llamada 'era Reagan' (el presidente que tomaba decisiones importantes guiado por alineaciones planetarias).

Y el salvador de ese mundo no podía ser otro que un héroe (o suicida) cincuentón obsesivo para quien el mundo no tiene sentido y que decide ponerse una capa y salir a luchar contra el crimen. Una reinterpretación maravillosa de un Batman profundo y aterrador. Y la nueva visión de Dos Caras, Catwoman, Joker, Robin, Alfred,… que es de debido goce y que supuso una nueva bofetada al establishment del sector.

Obligados quedáis.

 
Más en esta categoría: « Premios Hugo 2017

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.